Inicio > Documentos OIDHACO > Notas de Prensa > Rechazo a la reciente detención del dirigente indígena Feliciano Valencia

Rechazo a la reciente detención del dirigente indígena Feliciano Valencia


Organizaciones europeas rechazan la persecución contra el movimiento indígena del Norte del Cauca y deslegitimación de la jurisdicción especial indígena


Bruselas 01 de Octubre  2015


Persecución contra el movimiento indígena del Norte del Cauca y deslegitimación de la jurisdicción especial indígena


Reunidos en la Asamblea  de la Oficina Internacional de Derechos Humanos – Acción Colombia (OIDHACO), las organizaciones firmantes expresan su profunda preocupación y  rechazo a la reciente detención del dirigente indígena Feliciano Valencia, luego de una decisión judicial de segunda instancia.

Somos respetuosos de la autonomía de la rama judicial en Colombia, pero hemos decidido pronunciarnos porque este caso representa una grave amenaza a los derechos adquiridos por los pueblos indígenas colombianos, por las razones siguientes:
- Las acusaciones contra Feliciano Valencia (secuestro y tratos crueles, degradantes e inhumanos) no guardan proporción con la actuación que originó la demanda, una acción colectiva de las comunidades, en cumplimiento de la jurisdicción especial indígena, reconocida por la Constitución colombiana.
- La justicia ordinaria, con esta sentencia, pretende judicializar a la justicia indígena y calificarla como un delito, limitando el  ejercicio de autonomía de gobierno propio, reconocido a los pueblos indígenas por la Constitución y jurisprudencia.
- A través de esta decisión, la justicia protege al autor del verdadero delito contra la comunidad, miembro de la fuerza pública, y ataca los derechos legítimos de la comunidad indígena a hacer respetar sus normas en sus territorios. Recordemos que el denunciante es un integrante del Ejército Nacional que fue detenido y juzgado por la Justicia Indígena por querer infiltrar una protesta en 2008 y sembrar falsas pruebas para desprestigiar y criminalizar la movilización.
- El proceso judicial y la detención de Feliciano se enmarcan en una serie de acciones de persecución contra el movimiento indígena en el Cauca. Hay que recordar que el esposo de Aida Quilcué, la otra vocera de la Minga de 2008, Edwin Legarta, fue asesinado por el ejército en los días posteriores a la movilización. Las comunidades indígenas del Norte del Cauca agrupadas en la ACIN, han sido víctimas de persistentes asesinatos, amenazas y militarización de sus territorios sagrados por las FARC, estructuras paramilitares y la fuerza pública.
- La persecución contra el movimiento indígena en el Cauca coincide con acciones de liberación y recuperación de sus territorios, apropiados por parte de empresas de caña de azúcar y amenazados por la minería. En los últimos meses se ha visto una campaña de estigmatización contra el movimiento indígena desde medios de comunicación nacionales en donde, sin derecho a la réplica, el CRIC y sus integrantes han sido presentados como vinculados a las organizaciones insurgentes, corruptos y con diferentes problemas con la justicia.

La detención de Feliciano Valencia no es un caso aislado, sino un ejemplo más de persecución política contra la movilización social, la cual es muy preocupante en medio de un proceso de construcción de Paz.

Llamamos:

A la justicia colombiana a revisar su decisión y respetar la autonomía y jurisdicción indígena contemplada en la ley y la Constitución,

Al gobierno colombiano a promover los derechos de las poblaciones indígenas, incluyendo el derecho a disentir de las políticas oficiales y el derecho a la protesta social,

A los medios de comunicación a generar un ambiente de respeto a las organizaciones sociales y a valorar su trabajo indispensable por los derechos humanos y la construcción de la paz,

A la Unión Europea para que use los instrumentos a su disposición (líneas directrices para defensores de DDHH, estrategia de cooperación, premios, visitas in situ, etc.) para reforzar la legitimidad y el trabajo de construcción de la paz de los defensores de DDHH, en particular los pueblos indígenas. En este caso, solicitamos a la UE que haga un seguimiento cercano al caso judicial contra Feliciano Valencia, a sus condiciones de detención y a posibles acciones judiciales posteriores.

 

Siguen firmas

 

 

Ver Todos



 

Archivos Relacionados

Pronunciamiento sobre detencion de Feliciano Valencia (PDF)

199.89 kb

Descarga