Inicio > Calendario > Por la Vida en el Territorio bien de la humanidad - Cacarica, Curbaradó, Jiguamiandó y Dabeiba

Por la Vida en el Territorio bien de la humanidad - Cacarica, Curbaradó, Jiguamiandó y Dabeiba


Recorrido y encuentro del 10 al 15 de febrero para verificar y visibilizar la riqueza natural de los espacios, los riesgos de daños ambientales y sociales, la violencia sociopolítica y las iniciativas humanitarias y de paz frente a esta situación.


4to Movimiento Ecuménico Ecológica y Social
Por la Vida en el Territorio bien de la humanidad
Cacarica, Curbaradó, Jiguamiandó y Dabeiba
.

 

Hace 15 años la violencia, el terror, la desazón llegó a las comunidades rurales de Dabeiba, Cacarica, Curbaradó y Jiguamiandó, a través de operaciones militares como "Septiembre Negro" y "Génesis", dirigidas por la brigada 17 y brigada 4ta y las operaciones paramilitares buscando el desalojo de la población. Asesinadas y o desaparecidas, más de 250 personas en comunidades de Dabeiba; 160 en Curbaradó y Jiguamiandó; 89 en Cacarica y 21desplazamientos colectivos son parte del costo en vidas humanas, violaciones de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad del "progreso" en el marco de pretextos de persecución contra las guerrillas.


A estos crímenes, le han seguido hasta hoy, daños ambientales, bloqueos económicos, torturas, amenazas de muerte, campañas de desprestigio, montajes judiciales, bombardeos indiscriminados, quema de caseríos, destrucción de bienes de supervivencia, operaciones empresariales ilegales y arbitrarias en agro negocios de palma de banano, de coca y ganadería extensiva; extracciones mineras e implementación de obras de infraestructura de beneficiarios de la violencia. Estas operaciones empresariales ocurren y se proyectan con la violencia, en sitios sagrados, Parques Nacionales y Reservas forestales en Dabeiba, Jiguamiandó, Curbaradó, Cacarica entre los departamento de Antioquia y Chocó, en el noroccidente de Colombia.


Desde mediado de los 90 en pleno auge del paramilitarismo en esa región, sectores empresariales, proyectaron en una nueva fase lo que llamaron "La Mejor Esquina de la Américas", por el valor estratégico en términos comerciales de ese cuello, que une a las Américas y el Atlántico con el Pacífico. En esta concibieron obras de infraestructura terrestre con la ampliación de la vía al mar y la carretera panamericana atravesando El Tapón del Darién con lo que ahora se denomina La Transversal de las Américas; una red intermodal para unir el Atlántico con el Pacífico con un puerto seco; la interconexión eléctrica dentro del plan Puebla Panamá Patagonia y el poliducto que atraviesa desde la Guajira, el Chocó hasta Centroamérica y el pacífico; agronegocios como la palma aceitera, el banano, y la ganadería extensiva, la exploración y explotación de cerro sagrado Oibida Jaikatuma para extracción de oro, cobre, molibdeno y la siembra de hoja de coca con laboratorios de cocaína.

 

Más de 500 asesinatos y desapariciones y 21desplazamientos colectivos se han cometido desde 1996 en estas comunidades. La totalidad de los crímenes se encuentra en absoluta impunidad, los beneficiarios empresariales de estas operaciones armadas no han sido sancionados. A pesar que ex mandos paramilitares han reconocido en versiones libres la razón de sus actuaciones como parte de una cadena de mando y de empresa criminal estatal, nadie ha sido sancionado.

 

A pesar de una desmovilización de estructuras paramilitares entre 2005 y 2006, de las llamadas Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, ACCU, Bloque Elmer Cárdenas, Bloque Bananero, Bloque White, estas como parte de una estrategia institucional, se modificaron adquiriendo nuevas formas y desarrollando técnicas de control social territorial consentida por la fuerza pública, autoridades locales y sectores empresariales beneficiarios u ordenadores de las operaciones criminales. Hoy la presencia de la guerrilla en la región continúa siendo utilizada como pretexto de ataque a la población, pero también como mecanismo para definir el sentido del uso de la propiedad.


Estas comunidades rurales habitan en Zonas de Reserva Forestal, en espacios territoriales que cohabitan con el Parque Nacional de Paramillo, el Parque Nacional de los Katíos, caracterizados por una riqueza biológica, ambiental y social. Respecto al territorio aún en desarrollo del conflicto armado interno y de los sucesivos desplazamientos, han regresado a sus predios rurales. Allí afirman el sentido de habitación y uso del territorio para ellos y el bien de la humanidad convirtiéndose en protectores de esta biodiversidad que fueron desplazados y han regresado para evitar el despojo de sus predios a pesar de la continuidad de graves violaciones de derechos humanos, crímenes sistemáticos de lesa humanidad.

 

Siendo conscientes de la persistencia del conflicto armado, de las infracciones al derecho humanitario por quienes participan en la confrontación militar, han constituido iniciativas humanitarias de protección de su vida e integridad, de sus libertades fundamentales como las Zonas Humanitarias o Resguardos Ambientales.

 

Debido a los intereses empresariales depredadores, arrasadores de la riqueza biológica y social han constituido propuestas de protección y de recuperación ambiental con prácticas colectivas de protección forestal, conservación de aguas como bien propio y dela humanidad.En este territorio la biodiversidad aparece simplemente, la belleza natural está ahí como creación delo divino, como gracia de la Vida ante la imagología del progreso agroindustrial y el arrasamiento de la biodiversidad.

 

Todo lo que resta de biodiversidad, como bien de la humanidad, está en manos de las comunidades que han decidido preservarla para ellas y ellos, para el conjunto del planeta y de las posibilidades espirituales para un mundo nuevo. El soporte moral, ético, político, religioso de supuestas reposa en la solidaridad de las dignas y dignos del mundo que desde sus plurales motivaciones han decidido acompañar estas pequeñas resistencia.

 

Ante la continuidad del riesgo de una de las regiones con mayor biodiversidad en el mundo, comunidades rurales, indígenas afrodescendientes y mestizas, convocan al 4to Movimiento Ecuménico Ecológica y Social por la Vida en el Territorio.

 

Recorrido y un encuentro por el bien de la humanidad en el 4to Movimiento por la Vida en el Territorio desde el viernes 10 de febrero al 15 de febrero de 2012 por diversas áreas territoriales de estas comunidades rurales verificando los espacios territoriales y su riqueza biológica, los riesgos de daños ambientales, los daños ambientales y sociales ya producidos, los mecanismos de la represión y la violencia sociopolítica, las iniciativas humanitarias y de paz de la población, las buenas prácticas ya puestas de protección de la Vida en el Territorio, las apuestas de reparación colectiva.

 

Los participantes deberán inscribirse previamente en los correos ,
Los interesados deben participar con un aval de la organización que representan.

 

Convocan
Consejos comunitarios de Curbaradó y Jiguamiandó asociados en Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad
Resguardo Urada Jiguamiandó SoIbura
Comunidad de Vida y de Trabajo, La Balsita, Dabeiba
Mujeres familiares de las víctimas de la violencia sociopolítica
Familias de los consejos comunitarios de Cacarica, Comunidades Autodeterminación, Vida, Dignidad, CAVIDA
Red de Alternativas a la Impunidad y la Globalización del Mercado

 

Apoya

Comisión Ética de la Verdad del MOVICE

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Ver Todos